Inmediatamente después de las elecciones municipales, representantes de la FRAVM se reunieron con el nuevo alcalde de Madrid y la concejala de Economía y Participación Ciudadana, Pilar Martínez, a fin de continuar con las conversaciones iniciadas con Gallardón durante la campaña electoral. Al hilo de lo hablado en los encuentros anteriores a los comicios electorales y respondiendo a las demandas de las entidades vecinales, el alcalde anunció la creación de un Nuevo Reglamento de Participación Ciudadana que permita a los madrileños organizados participar en el desarrollo del Plan Estratégico de Madrid lanzado desde el Consistorio. Además y, siguiendo los modelos de los Planes de Inversión de Villaverde-Usera y Vallecas, las dos partes han abierto el camino para desarrollar Planes Especiales en seis distritos de la capital y sembrar los primeros pasos de una política de reequilibrio territorial que construya un Madrid mejor para todos.

Los acuerdos rubricados constituyen una suerte de legitimación de las entidades vecinales en tanto canal de participación de los ciudadanos y de una trayectoria que, desde hace ya más de treinta años, ha hecho especial hincapié en el impulso de las políticas de reequilibrio territorial, la promoción de equipamientos y dotaciones colectivas, la defensa de una participación sostenible, el fomento de la vivienda social y la articulación de un discurso solidario y favorable a la convivencia ciudadana. El Madrid del futuro habrá de contar con la participación, la opinión y las propuestas de sus vecinos desde una política que busque sinergias e impulse el intercambio de análisis, prácticas y propuestas de los actores sociales en un proyecto más amplio de hacer ciudad.

Nuevas normas de participación ciudadanaEn la reunión mantenida con el nuevo equipo de gobierno y, en respuesta a las demandas vecinales, el Consistorio y la Federación acordaron la creación de una nueva normativa de participación ciudadana que establezca unos canales efectivos de participación de la ciudadanía madrileña en la gestión de los asuntos públicos, ya que las Normas de Participación vigentes, aprobadas en pleno en 1992, eran insuficientes en su origen y se han esclereotizado con el tiempo. El objetivo de este acuerdo consiste en transformar el actual modelo institucional en un modelo participativo pluralista más acorde con los valores de democracia participativa que promulga la FRAVM, un modelo que informe a los ciudadanos de los acontecimientos de la vida pública, que consulte con la ciudadanía antes de aprobar decisiones de gran calado y que integre nuevos asuntos y propuestas en la agenda política. El diseño y desarrollo de la nueva normativa se promoverá desde una mesa de trabajo integrada por las asociaciones de vecinos y los grupos políticos municipales, que entregarán un primer borrador de su propuesta en octubre próximo. La futura normativa municipal habrá de regular la creación de Consejos Sectoriales, vinculados a las diferentes áreas del Gobierno del municipio y Consejos de Distrito, que actuarán como órganos de información, participación y consulta de las Juntas de Distrito, configurando así la una Red Municipal de Participación Ciudadana que integre de manera orgánica los análisis, necesidades y propuestas de la sociedad civil organizada. Una nueva política de reequilibrio territorialLa cartografía urbanística, social y equipamental del Madrid actual se basa en un significativo desequilibrio territorial que favorece a unos distritos en detrimento de otros, de manera que resulta urgente y necesario articular políticas de actuaciones de muy diversa índole dirigidas a corregir o, cuanto menos, mitigar, este desequilibrio. Éste fue uno de los temas que la Federación abordó en su reunión con el nuevo equipo municipal. En este sentido y, siguiendo el modelo desarrollado desde la Comunidad de Madrid durante los últimos seis años en Usera-Villaverde, la Federación rubricó con el Consistorio el desarrollo de tres Planes de Inversiones y Actuaciones en los ámbitos delimitados por los distritos de San Blas-Vicálvaro, Latina-Carabanchel y Tetuán. Además se aprobó el desarrollo de un Plan Especial de Recuperación de Viviendas en la almendra central –sobre todo en el distrito centro-.La FRAVM, en calidad de interlocutor y representante de las entidades vecinales para la definición, puesta en marcha y seguimiento de los Planes Especiales, ya ha puesto manos a la obra y está recogiendo y sistematizando las necesidades de los barrios en materia de vivienda, cultura, sanidad, educación… a través de una consulta con las asociaciones de vecinos, que harán llegar al Consistorio sus propuestas durante la primera quincena de julio a fin de que los presupuestos del 2004 reserven el monto necesario para el desarrollo de estos planes. La gestión de los pasos subsiguientes será responsabilidad de una Comisión en la que participarán, además de la FRAVM, las Juntas de Distrito, las Concejalías de Gobierno y expertos en materias económicas, culturales, urbanísticas, sociales y medioambientales.