Tal y como indica la Federación Comarcal de Asociaciones Vecinales de Alcalá de Henares, en los últimos meses de la anterior legislatura, con el Partido Popular en el gobierno y Javier Bello al frente de la alcaldía, mediante una moción del Pleno Municipal aprobada por unanimidad, se cedió a la Comunidad de Madrid una parcela de este barrio de Alcalá para la construcción del ansiado instituto. Pero casi dos años después la Comunidad no ha incluído en sus presupuestos dicha construcción.

Según la información de que dispone la asociación vecinal de La Garena y las AMPAs de ambos colegios, la parcela no reúne las medidas necesarias exigibles para que el instituto se pueda hacer realidad. Si no reúne las condiciones mínimas ¿por qué recepcionaron la parcela? Y una vez recepcionada ¿cuál es la solución? ¿Queda la parcela en posesión de la Comunidad de Madrid para no hacer nada con ella? se preguntas estas entidades sociales.

Una posible solución sería una modificación parcial del PGOU (una modificación más) para restar parte de zona verde junto a la parcela educativa para añadirlo a esta. El problema es que ese trámite es complejo y lleva su tiempo. Y mientras ¿qué?

El vecindario pide una solución temporal como una construcción por fases -tal y como se ha hecho con el CEIP Antonio Mingote- o que se empiece haciendo una Sección de Instituto, por ejemplo.

Lo que no pueden es seguir sin saber dónde irán sus hijos en próximos años, cuando los institutos a los que están adscritos se encuentran saturados. No están dispuestos a tener que llevar a niños recién salidos del colegio con 12 años al otro extremo de la ciudad, que es donde pueden encontrar plazas. Y si a la juventud y la distancia añadimos la escasez del transporte público en su barrio, todo se hace más complicado aún, sostiene la federación de asociaciones vecinales.

Detrás de estas razones se encuentra la movilización del domingo 19 de febrero, que arrancará a las 13:00 en la parcela cedida para el instituto, junto al Centro de Exámenes de la DGT. Allí, la asociación vecinal y las AMPAs realizarán diversas actividades de reivindicación del instituto, como una biblióteca efímera. Para ella solicitan que cada uno de los participantes aporte un libro de lectura, libros que posteriormente serán donados a las bibliotecas de los dos colegios del barrio.